670.252 resultados, 2.519.592 comentarios, 604.045 imágenes, 74.346 vídeos, 78.541 noticias

El Girona remonta un 4-1 en quince minutos y se aferra a sus sueños (4-4 ante el Barça B)

DOMINGO, 23 DICIEMBRE 2012

Barça B y Girona firmaron un empate en el Miniestadi tras una agónica remontada de los visitantes. A falta de 15' minutos, el Barça B dominaba por 4 goles a 1, pero dos errores en el centro del campo, permitieron al Girona alcanzar el empate. Deulofeu anotó dos goles más para su cuenta particular y firmó un gran partido.

1356201000_extras_portadilla_0
12
Leída 730 veces Publicado por scapde, Hace 1 año Detalle de votos
Compartir:

El Girona se aferró más que nunca a sus sueños de ascender a Primera división con una agónica y apasionante remontada en el derbi catalán ante el Barcelona B (4-4), en el que en unos frenéticos quince últimos minutos los visitantes igualaron el 4-1 adverso con el que el filial comandaba el choque.

Las ansias incansables de los gerundenses, que no abandonaron su orgullo incluso cuando todo parecía perdido, se toparon con la inocencia de un filial que inexplicablemente dejó escapar una renta que parecía definitiva. Acuña, con dos tantos, dio ilusiones a su equipo hasta el providencial testarazo de Luso en el tiempo añadido.

Los azulgranas reclamaron desesperados una posible falta a Rafinha en el remate aéreo, pero de poco más sirvió la reclamación insistente al árbitro, en la que Oier acabó expulsado, después de acalorarse en su empeño.

No había sido fácil para ellos, más aún cuando el Girona había amansado su juego en unos primeros cuarenta minutos en los que bajo la batuta de un Tébar descomunal, el segundo clasificado en Lia había atormentado al meta Oier en varias ocasiones clarísimas.

La premisa del conjunto de Joan Francesc Ferrer 'Rubi' era clara: garantizar que el filial tuviera el menor tiempo posible el balón en su poder, cobijarlo con calma y esperar a poder asestar el golpe definitivo, calculado. En eso sobresalió David García, hoy carrilero en su máxima expresión, omnipresente en todas las acometidas.

De la triple ocasión fallada, al primer gol
Precisamente, cerca de la media hora, el lateral tuvo hasta en dos ocasiones el gol en sus botas. Sobre todo en una triple ocasión en la que ni él, ni Juanlu, ni Felipe, lograron de forma inexplicable que sus remates consecutivos a bocajarro hallaran la red.

Pero el Barcelona B logró romper ese corsé decretado por su rival y, a cinco minutos del descanso, reaccionó tras un testarazo de Araujo (1-0). Un zarpazo inesperado que casi sorprendió al Girona, obligado a lanzarse sin cortapisas a por los tres puntos.

La zancada ocupó la ausencia de fútbol y en eso Deulofeu se mueve como tiburón en el agua. El extremo ya había rozado el gol antes del descanso y, tras la reanudación, aprovechó una pérdida de balón y se internó como un neutrino para ampliar el marcador (2-0).

Desatado el encuentro, Benja acortó distancias dos minutos después al rematar un centro de David García. Pero Deulofeu, de nuevo, rodeado de contrarios en el área, se sacó de la manga un tiro cerrado al palo corto que volvía a poner el partido cuesta arriba para el Girona (3-1).

A falta de un cuarto de hora pareció llegar la sentencia...
Rafinha pareció ya dictar sentencia cuando a falta de un cuarto de hora logró el cuarto del filial al rematar completamente solo un buen centro al 'corazón' del área gerundense. Pero los cambios visitantes surtieron efecto y Acuña, apenas un minuto más tarde, empalmó un centro de Jandro para devolver a su equipo al choque (4-2). Y eso que el Girona ya estaba con un hombre menos ya que Tebar se lesionó cuando su técnico ya había realizado los tres cambios.

Cuando en el minuto 88 el mismo Acuña batía a Oier en un 'mano a mano' tras un pase en profundidad, el medio millar de seguidores gerundenses desplazados empezó a creer que podía llegar una remontada que culminó Luso, en un remate de cabeza dentro del área pequeña, un tanto polémico porque pudo hacer falta antes de rematar, lo que acabó provocando la expulsión de Oier por sus protestas, y que cierra de forma magnífica una primera vuelta que invita al Girona a soñar con lo que hasta hace pocos meses parecía imposible.

Comenta esta Noticia
Anónimo

No hay comentarios