763.478 resultados, 2.849.053 comentarios, 625.688 imágenes, 75.034 vídeos, 82.487 noticias
Terra Deportes

El Catalunya-Nigeria fue una prolongación del 11 de Septiembre y una fiesta en las gradas

JUEVES, 03 ENERO 2013

El partido que enfrentaba Catalunya-Nigeria fue una fiesta total en las gradas. Los 27.234 espectadores que asistieron a Cornellà para ver la Selecció corearon los nombres de los jugadores los 90' minutos y llenaron con cánticos de "in-inde-independencia".

Catalunya nigeria foto pep mor 54358782892 54115221155 600 244
13
Leída 1933 veces Publicado por scapde, Hace 1 año Detalle de votos
Compartir:

No se llenó Cornellà-El Prat, estadio que se estrenaba como anfitrión de la selección catalana, pero los 27.234 aficionados que acudieron disfrutaron no sólo de un entretenido partido de fútbol, sino también de la posibilidad de gritar, cantar y clamar por la independencia de Catalunya.

Fue una prolongación de la fiesta reivindicativa que supuso la manifestación del último 11-S, con música, castellers y una voluntad de demostrar que el pueblo catalán sabe pedir lo suyo de forma pacífica y divertida.

Coreando el mítico 'in-inde-independència'

Cuando llegó el minuto 17 y 14 segundos, el momento de cada parte señalado en el Camp Nou, por ejemplo, para corear el ya mítico 'in-inde-independència' para recordar el año en el que las tropas borbónicas sitiaron Barcelona (1714), el cántico ya se había entonado tantas veces y con tanta intensidad que por un día dejó de ser algo excepcional.

Incluso rivalizó con el himno de la Dharma, que sonó por los altavoces en cada acción a balón parado de Catalunya. Fue cuando todos se levantaron de sus localidades para ondear al viento 'senyeres' y bufandas.

Esa fue la imagen y la sintonía que sirvió de colofón a la fiesta, con la selección de Nigeria celebrando con un grupo numeroso de aficionados de su país el trofeo cedido por Catalunya y todo el estadio Cornellà-El Prat saltando y bailando en sus asientos como si la selecció hubiese ganado un título. No importaba el resultado, sólo la oportunidad de juntarse para pedir con buen rollo la soberanía.

Muchos llegaron tarde y otros tuvieron que desistir de llegar a pocos metros del Estadi debido al monumental atasco que se produjo en los aledaños. Entre los aficionados que acudían al encuentro y un par de accidentes en las rondas y las autopistas colindantes, el caos en el tráfico fue total.

Y como en esas situaciones no hay distinciones, lo sufrieron varios VIPS que se perdieron media parte como mínimo.

El cariño mostrado a Sergio González y a Johan Cruyff por sus respectivas despedidas de la selecció; el gran recibimiento a Bojan, erigido en una especie de símbolo de la nueva Catalunya y MVP del encuentro; las ovaciones a todos los protagonistas por encima del color de sus camisetas en sus clubs... Fue una fiesta que vale la pena vivir.

Comenta esta Noticia
Anónimo
4 Comentarios + 13 respuestas